martes

FRENTE AL MAR YO DIRÍA...

Hace muchos años que no piso el mar. Sólo lo veo en esas fotos – estampas – almanaques donde una pareja es una sombra y hay una bella leyenda de amor que les acompaña.
Eso es el mar para mí actualmente, por ello me concentré y me imaginé frente al mismo.
Esto vi...
Temor. Felicidad. Angustia. Esperanza.
Una mezcolanza de sentimientos ha rodeado la vida de alguien que no tiene un rumbo fijo, se debate entre ser o dejar que otros sean. Que tiene expectativas altas y un maletín lleno de sueños.
Posee la mirada del que se sabe indefenso y asume los pasos del que se cree valiente.


¿Quién es?… Soy yo. 



Miles de horas he vivido. La mitad de las horas las he empleado en acumular conocimientos, algunos útiles, otros no tanto, que han moldeado mi mente como un alfarero moldea la masa húmeda de arcilla hasta encontrar una preciosa forma en que convertirla. 



Reconozco mis debilidades, porque estoy consciente de que todas las batallas de la vida no las he ganado ni las voy a ganar, sólo aspiro ganar la guerra que representa el estar vivo. No quiero tener al mundo en mis manos por temor a que el universo me devore. 



Mi mayor miedo es el miedo mismo porque temo petrificarme ante las condiciones adversas de la vida. Mi placer cotidiano es hacer reír, ya sea a carcajadas, sonrisas o recuperar el humor luego de los embates diarios, porque es el momento en el que más sincero soy.  Si hago reír, vivo un poco más.



He tallado en mi iris momentos, paisajes, personajes. Grabado en mi tímpano consejos, canciones, sonidos. Dibujado en mis manos experiencias e historias. Todo lo realmente importante está almacenado imperceptiblemente en mí.



Amo la pureza de una palabra honesta, el arrojo del caído cuando lucha por levantarse y el cariño impalpable del amigo sincero. Odio el pensamiento mediocre, el actuar malicioso, el habla hipócrita y el trato sórdido, aparte de la falta de libre albedrío. 



Soy impaciente, curioso, terco, comedido, un poco…bastante tonto, amable, sentimental, inquieto. No soy perfecto, sólo soy yo y me alegra, ser otra cosa sería intento de herejía. Sin Dios nada.
Algún día te contaré esto mar.
Por los momentos, te envío mi canción favorita NOCHE DE MAR con Rafa Galindo 

2 comentarios:

  1. Hermoso escrito y nostálgica canción del maestro Rafa Galindo (QEPD)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...