loading...

viernes

¿Qué es para ti el Sexo?

Hace poco me preguntaron, ¿qué es para ti el sexo?, pregunta muy adulta, muy seria y plena de responsabilidad, aunque no lo crean o lo quieran ver como un divertimento sólo para adultos.

Respondí lo que antes nos enseñaban como “diferencia de sexo” y que ahora es llamado “género”, así: “Es la casilla que marcamos en los documentos, sí es hombre o mujer”.

¿El motivo?, no, no fue chistear, fue quizás evadir la oscura realidad que me persigue, la falta dé.

Y sí usted le pregunta a un hombre, ¿qué es el sexo?, su respuesta será contraria a las definiciones generales y muy especialmente a las de la mujer, que dicen “el sexo no es amor”. Es cierto, más también es algo que une al mundo por concatenación, lo que significa que cada quien lo personaliza.

Yo lo siento así:

Mi Olimpo: Porque en el sexo sentía que llegaba a lo más alto, sin con ello ver a los demás con desprecio o desde arriba, sin ínfulas de ser mejor; sólo estaba en un lugar mítico, surrealista, donde encajaba, donde no estaba solo, donde la energía del mundo brotaba y llegaba a mí en una interminable cadena de felicidad, de la mano de alguien que vio algo en este mortal y me dio el premio más grande: su confianza, su ser, su pensar, su sentir. Los verdaderos valores del Yo.

Mi Cadalso: Porque en esa tarima donde me subía, la solemnidad de compartir el lecho con alguien, sentir sus besos, abrazos, piel, respeto y valor que eran recíprocos, también eran quizás mi muerte, pues había pasión, erotismo, picardía, desenfreno, risas, cariño, cordura, entrega, más al faltarle amor, ese cadalso pasaba a su contraparte, el lugar donde pagaría la peor pena de muerte que existe: el adió, el olvido, el no volver a ser, estar, sentir.

Mi Nefas: Ha sido mi error no haber sido mejor, no en la cama, sino fuera de ella, donde también importa (y mucho más). No por cobarde ni por irresponsable, sino por lo contrario, porque no he temido perder a esa persona que quizás en otros brazos consiga la felicidad que yo no puedo brindar. Eso es responsabilidad con ella, más no conmigo. He allí mi error en el sexo, que siendo parte de este mundo, obviamente se transforma y se supera. Y el amor es la máxima superación del ser humano.

Mi Espectrofobia: tengo miedo a los fantasmas que acompañan al sexo. Al fantasma de ser utilizado, al fantasma de las enfermedades (por eso jamás tengo sexo con damas de aquellas), al fantasma de la burla, al fantasma del olvido. El sexo para mí lleva esos miedos.

Mi Lado Onírico: Porque en sueños, tanto dormido como despierto, me invento compañías con un haz de luz al que imagino mujer, por temor a usar la imagen de alguna real, que me conlleve a decirle y me rechace, se ofenda, le sea indiferente o sea ajena. Más en ellos, soy el hombre que he demostrado ser, no un Münchhausen ni un Cyrano, un hombre real, yo.

Mi Reminiscencia: Tanto que lo recuerdo y no viene a mí. No por mí, eso creo yo, sino porque no hay quien en mi camino, ni buscando, ni esperando, ni cerrando ni abriendo puertas de la esperanza.

Mi Sollozo: Con o sin lágrimas, de pie o acostado; sea de aceptación feliz de verlas estar con quien sí quieren estar; sea de envidia y resentimiento con el que caigo y me toca levantarme antes de hundirme. Con esas lágrimas vivo.

Mi apetencia: Porque la ambrosía de una mujer que de verdad esté allí contigo en mente y cuerpo, siendo copartícipe total, centrada, directa, cariñosa, afable, pícara, voraz y tierna; mostrando su inteligencia y su cariño, es un alimento que me plena por completo.

En fin, sí debo resumir qué es el sexo para mí, lo defino como:

“Algo que poco he vivido, hace mucho no vivo, me duele no vivirlo, soy testigo y reconozco que mi culpa ha de tener que no lo tenga, que es parte de mi destino ya escrito, que lo quiero, que me esmero, que respeto y no miento, que soy pobre y feo, que le doy sencillez y a su vez mucho valor, que el que lo quiera vivir de nuevo, no indica que no pueda sentir amor, pero el amor está más allá de una cama, más en ella se pueden ver los ojos y el alma y no dejar pasar ese momento con quien se quiere, porque la vida luego pasa factura, así como la pasa cuando no se hace con responsabilidad, firmeza, protección y cordura. El sexo, es mí simbiosis entre sueño y pesadilla.


Argenis

1 comentario:

  1. Tu visión o tu definición de sexo va mas allá de lo carnal y explicito que puede llegar a ser, mas bien lo entendí como se siente o como se puede llegar a sentir el sexo cuando lo consumas con amor o sin amor, ya que en esas dos situaciones el sexo es muy diferente. En mi caso yo escogi la definición de Mi Cadalso pues al faltarle amor como me pasa muchas veces, sabes que ese gozo ese placer ese sentir delicioso probablemente no lo volverás a probar otra vez de la misma manera, o te llenaras de culpas y decepciones cuando acabe.

    ResponderEliminar

loading...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...