jueves

Bolas Chinas: Salud con Amor

Déjame cuidarte, te dije al unirnos, como llave al amor y mi intención de quererte para siempre. Y como hombre la realidad es estar contigo en las buenas y en las malas, hasta en las menos comunes, esas a las que la vida misma nos va llevando, en nuestra humanidad.

Me comentaste que a tu pelvis no la sentías como antes y como la salud de pareja es preponderante para el amor, la tranquilidad y nuestro desarrollo, bien que nos pareció consultar. Como dos recién enamorados, tomados de la mano estábamos en el consultorio de la ginecóloga. Te sentí temerosa y reconozco que yo también lo estaba, pero por y para ti, soy valiente, amor mío.

La doctora nos explicó que esas micciones…bueno, ese hilillo de orina que decías no poder contener era normal de nuestra cuarentona edad; aunque no tenemos la bendición de los hijos que también la estimula en la pelvis, tenemos la bendición del amor. Pero contra la edad, la prevención y acción es lo que aumentan la calidad de vida, llámese salud.

Nos recomendó ejercicios de Kegel para que la “fortalecieras”, además de unos más frecuentes round de sexo (más es un abuso, pero no me quejo jejeje) y que compráramos unas Bolas chinas con mando a distancia para aumentar tu fuerza y un refuerzo idóneo para la salud sexual, ya que tú me permitías tener el mando de las mismas. Gracias mi bella juguetona.

Ahora, el término nos pareció raro y eso nos llevó a averiguar dónde comprarlas y cómo funcionaban. Esto, mi amor, resultó una nueva experiencia y como tú me dijiste, “un aperitivo de salud, en la que tú eres el plato fuerte cuando hacemos el amor, como antes, ahora y siempre”. Una forma bella de decir “te amo”, que por toda la vida agradeceré.

Porque una relación decae cuando se aburre; por ello somos una pareja que no decae, ya que buscamos cómo darle vida a los años, con locuras, inventos, formalidad y responsabilidad. Éste amor se construye en todo instante, y por mi vida que seguiré dándote motivos para que me quieras, así como tu sola sonrisa y existir me hacen amarte más allá de lo que puedo dominar.

Averiguamos por Internet dónde conseguir una Tienda de bolas chinas y no olvido tu cara de pícara y coqueta, así como tú no olvidarás la mía de ¡¿ah?! al ver la variedad, formas de uso, precios, modelos y a su vez adentrarnos más en la explicación médica del uso de las mismas.

Esto es más que un juguete, es salud, es control, es quererse y a la vez consentirse, para cuando la vida te va diciendo que debes intensificar los cuidados. Quizás esto es de esperar a que ocurra, pero también es para antes. Porque la previsión es cuidarse en salud y el fortalecer esta zona de “placer y salud…y sabor”, que tantas veces he disfrutado cuando nos entregamos, sentimos y fusionamos en el acto del amor, es darle una fuerza que la vida agradecerá más adelante.

Que seamos unos cuarentones, luego cincuentones y hasta noventones sanos, es nuestro deber; tener las previsiones de cada caso y veo que en éste, las Bolas Chinas, entre otros artículos, son una manera de seguir disfrutándonos sanos y sanamente.


Como dije al principio, estoy para cuidarte, en la salud y en la enfermedad, en el bien y en el mal. Y ésta variedad de forma de salud, que tanto nos atrae, excita y nos obliga, es parte de ella. Gracias por ser la mujer de mi vida, gracias por dejarme ser tu guardián, así como tú eres mi cuidadora día tras día de amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...