martes

ENTRAR A UN MOTEL A PIE


Cuando se tienen la conciencia limpia, nada importa el qué dirán. Es cuando hay manchas en la misma que el miedo se refleja y aunque crees que te ocultas, todos lo verán. Sigue sin importar que te juzguen, pero importa el que no te delaten.

Entrar a un motel a pie ya no debería ser cosa de vergüenza, sino de adaptabilidad. Muy pocas parejas cuentan con auto o con casa propia. Los moteles, hasta el más lejano en carretera o autopista tienen ojos que los notan. Los que están en ciudad están rodeados de comercios donde las personas van a laborar, no a estar pensando, “mira a esa parejita que va entrando”.

Sólo una mente ociosa anda viendo día a día ello y no precisamente todas laboran o habitan en los alrededores de un motel. También, solamente quien tiene sus deudas personales, es infiel o no está segura de sí misma o sí mismo y menos de su pareja, anda viendo a ver quien le ve.
Sí el deseo, el amor, la pasión, la picardía, la atracción, la curiosidad o la inventiva te instan a ir a un motel porque es lo más práctico, ¿cuál es el miedo a entrar a pie?

¿Acaso el entrar en taxi te hace menos notoria o notorio?, ¿vas con un camuflaje para que no sepan que eres tú, sin darte cuenta que eso sí motiva la curiosidad y la averiguación?

¡Ya deja de temer, eres una persona adulta!, sí no la debes, no la temes. Nadie va a ir a decirte mientras entras a un motel, ¡lero, lero, van a tener sexo, yo lo sé!, ¡un poco de madurez no cae mal!

Sí no puedes estar con tu novia en su casa o en tu casa, la solución es un motel. Sí no tienes para el taxi, pues vayan en bus, caminen, charlen de otras cosas, relájense, mírense. Porque es parte del proceso natural de quererse, atraerse y compenetrarse. Aprender a estar juntos dentro y fuera de la cama, eso es comprender y saber moverse en muchos aspectos de la vida en pareja.

Sí es algo casual, pues planear a dónde ir y poder convenir que irán en transporte público o citarse cerca y entrar a pie, no está mal. Sí ponen peros, no sucede, sí no sucede, se quedarán debiendo y quizás salgan rencores que no deberían existir. Nunca le des oportunidad al mal de tomar a tus palabras y menos a tu corazón.

En los moteles entran cientos de parejas a pie y no andan objetando o comentando sobre quienes están con ellos en la misma fila para pagar el costo de la habitación por horas. Están pendientes de quien les acompaña y quizá de la seguridad y salubridad del lugar, no más.

El elemento clave acá es la CONCIENCIA, antes, durante y después de estar en el hotel o como hemos dicho, motel. Sí quieren y pueden, háganlo. Entrar en limitaciones por una falsa vergüenza o frivolidad de alguno de los dos (o tres a veces), pues ya es mermar las ganas y de allí vienen los resquebrajamientos.

Hasta el dinero se valor. Mejor que pagar un taxi –al menos en este caso- es usar esa plata para comer algo o un detalle. Lo importantes amigas y amigos, es estar juntos.

Y sí piensan que este artículo aúpa la vergüenza o la tacañería, pues está bien, vayan en taxi, auto rentado o como gusten, pero vayan. El punto acá es la conciencia y no autolimitarse.

Lo bonito en esas ocasiones, es hacerlo con placer, gusto, respeto y que luego de terminar, siga siendo bonito el trato, nunca comer y correr…de un motel a pie.

jueves

Madres, Salud, Crianza y Amor

Las mujeres que recién dan a luz no tienen las ventajas de Shakira, (la cantante colombiana) que al dar a luz a sus hijos ha tenido a un médico cirujano plástico para que les lleve su figura a lo que sería “natural” como una mujer que no ha dado a luz, habiéndolo hecho.

Entonces el trabajo de la madre, que es un trabajo de amor (sí, son sinónimos), comienza en pleno; porque la crianza del nuevo bebé (o nuevos), requiere de su potencial en pleno.

Sí amigas lectoras, no es sólo cuidar y amar al bebé, el trabajo es mutuo; en sus primeros años debes atenderte tú, porque quererte y mantenerte es una mejor calidad de vida personal que inspirará a tu hijo o hija y de manera indirecta le darás también salud, esa que proviene del amor propio.

Tu figura se recupera con esfuerzo, interés y con nuevos adicionales, tine las marcas del amor y esas no se ganan en gimnasios, se ganan en el amor y son huellas de orgullo; pero las mismas se cuidan con disciplina y amor propio.

Al principio, luego del parto, seguramente te sentirás cansada, algo adolorida; también te tendrás que re-acostumbrar a lo que era natural, como por ejemplo dormir boca abajo. Y esa es una posición de mucho descanso que te aporta por momentos mientras tu bebé está lactando y/o no duerme todas sus horas. Menospreciar esos instantes te va a someter a un desgaste mayor al que podrías ya tener por la lactancia, el reajuste en tu dieta, el trajín del día a día, en especial si debes o quieres volver a laborar, ya que aunque las leyes te dan permisos, el ímpetu de mujer y las necesidades muchas veces te obligan a hacerlo, o simplemente lo haces porque es tu gusto.

La alimentación de tu bebé viene de ti, por eso debes cuidar cada cosa que comes; habrá mujeres que rompen o simplemente no hacen la dieta debida, y más allá de lo cuestionable que sea y las consecuencias o no a su criatura, como cada ser es diferente, tú no debes hacer ello.


Un poco de sacrificio a cada rato hace montones de sacrificios, lo que es natural para todas las madres de verdad. Pero también se suman los instantes de quererse y el alimentarse bien, descansar, planificar sus labores del día para una distribución más correcta y no forzada, hacen que el cuerpo ý ánimo se ajusten y consigan ese equilibrio que harán del posparto na época para nada traumática.

Arreglarse, peinarse bailar con tu pareja y bebé; parecen funciones disímiles pero son momentos de amor y de relax, lo que deseas de la maternidad. A los hijos no sólo se les cría con palabras y llevándolos a donde los instruyan, se les cría con ejemplos, vivencias, inspiraciones para que al seguir su camino recuerden lo vivido y puedan recrearlo más delante de distintas formas para los suyos.

La crianza es desde antes de nacer. Una madre de lo sabe, no menosprecia ni un instante de sus hijos, porque el destino les llevará a otros lares, pero el amor siempre les conectará.

Quizá decimos acá lo evidente, pero de no ser así, agradecemos poder contribuir. Sé que hay muchas webs que dan consejos a las nuevas madres o las que vuelven a serlo; nadie nace aprendido y menos con esta experiencia que se construye. Quien te quiera ayudar, permitele que te aconseje, tus decisiones son las finales, pero el aprendizaje no duele.

El Amor es un Póker de Ases


Una de las situaciones más pícaras entre las parejas, está el atreverse a apostar; siempre sabrás cómo va a terminar, pero es el proceso, el tiempo, la inteligencia, la gracia, sutileza y a su vez lo directo, lo que le da interés.

Uno de esos momentos es con las cartas; los juegos de poker implican un compromiso y conocimiento entre ambos, porque ciertamente se están jugando a la originalidad y están acabando con uno de los terribles monstruos que dañan a las relaciones: la monotonía.

Y es que el Póker es de esos juegos en que la mente predomina. Y cuando la mente está puesta en algo más fuerte que el dinero (el amor, el sexo, la pasión, la compañía, la vida), pues sí que vale la pena aprender. Y además, el aprendizaje es propio para cada faceta. Sí usted ve más allá de lo evidente, como hacía León-O con la Espada del Augurio, usted entenderá que el juego de cartas en el estilo Póker, lo educa para mucho en su día a día.

La paciencia, virtud que se pone día a día a prueba y que la vida nos quiebra muchas veces y por ende debemos también aprender a reconstruir. Quien no es paciente no consigue el premio anhelado…o codiciado. Hay que tener cuidado de no perderla con tanta o relativa facilidad, porque ¿qué persona no se espanta y aleja de quien a la primera explota, no resuelve y se embrutece o envilece?

Sí, ha de haber algo de agresividad en una relación de pareja, pero es para jugar adelante, mostrar sorpresas, que no den tiempo de pensar sino de actuar con esos instintos arrebatadores de la pasión, el deseo, el éxtasis, la satisfacción que aumentan la flama y cuidan que jamás se extingan.

El sexo es también un deporte (lean por allí, verán que es el mejor cardio); y entonces, ¿por qué no hacer apuestas deportivas entre las parejas a ver quién gana?, el premio siempre va a beneficiar a ambos, pero mostrará el interés y la innovación de los que participan.

Tener disciplina es igual a no renunciar, no olvidar, no ser infiel; la templanza es atreverse a hacer más de lo que tu pareja imagina y sostener lo que dice y hace, simplemente porque ese deber de honor, enamora.

Estudiar a tu contraparte para saber cómo sorprenderle y a su vez estudiarte para mejorar; concentrarse en hacerle feliz, decidirse a mejorar, observar su mente, alma y corazón, controlar tus emociones para no “irte”, antes de tiempo o decir algo indebido; sentir empatía por los intereses de ambos es también mostrar inteligencia. Quizás el dominio matemático que deviene del método de correlatividad de los números que aplica en el póker no vaya justo con el amor, pero sí sabes de números, sabes gastar, sabes invertir, sabes apostar y esa solvencia ayuda a la estabilidad del hogar.

En fin, el amor es una partida de Póker donde vas aumentando tu apuesta y siempre ganan los 2 jugadores. Ese As de Corazones les acompaña de por vida, porque supieron jugar para entretenerse y tenerse y no, para perderse. Y siempre pagan sus apuestas porque una deuda de juego, es una deuda de honor.

domingo

La Fuente de la Juventud


El amor es la verdadera FUENTE DE LA JUVENTUD.

Para todo hombre el sueño es “tener a los veinte el dinero que ha ganado con su esfuerzo a los cuarenta; y tener a los cuarenta, la virilidad de los veinte”.

Aunque banal, puede ser referencia a la verdad sí se sabe pensar, sentir y actuar humanamente conjugado con lo divino. Y ¿qué es el amor?, el amor es algo divino, que vienen de Dios, porque está claro que “Dios es Amor”.

El amor hace al mundo girar, al cielo ser azul y por igual al mar; hace que los sueños nazcan, los proyectos se consoliden y el mal caiga. El amor es del tamaño del compromiso que tú le pongas para ser mejor.

Y otra de las grandes bondades del amor es que él te rejuvenece. Sea tu primer amor, tu nuevo noviazgo luego de otras relaciones, el amor luego de un divorcio, el amor de pareja cuando es verdad, se enfrente o no a la adversidad, termina rejuveneciéndote.

Se actualiza, saca lo mejor de ti, del mundo, te da nuevos aires, es el divisor entre un pasado tortuoso y un futuro que parece menos leve y que procurarás sea así, porque estás en compañía de la persona ideal. Por ti, por esa persona, por tu entorno, por tu patria, por lo debido, por todo lo que se te ocurra, vas a buscar trascender porque te colocaron la batería que mueve al mundo, la voluntad; y la voluntad es un derivado directo del amor, aunque usted quiera discutírmelo.

Usas las redes sociales para publicar tu alegría; mostrar al mundo no lo que hacen para ser jactanciosos, sino ese respaldo que el tiempo requiere, el de una foto, ese asidero o respaldo para los recuerdos que traerá nuevas sonrisas. Por eso no se debe tener el uso del registro fotográfico del amor, claro que con mesura, como todo en la vida.

El amor te hace filósofo, poeta, bohemio, soñador, creativo, rebelde con causa, osada, desinhibida; te fortalece el ánimo, te ayuda al olvido selectivo y ese olvido es el de los pesares. Porque esa es su fuerza mayor, el amor erradica al mal y es capaz de endulzar a las lágrimas, las cuales dosifica para que no salgan como cuando las antítesis del amor –como la tristeza y la rabia-, aparecen.

El amor te alisa el rostro y quita arrugas, fortalece y tonifica tus músculos, te obliga a que la panza baje y la salud esté más cuidada porque ahora te cuidas por dos (y los que vengan fruto del amor). El amor no es una droga, pero como da felicidad y cuida el rostro. Ayuda a una sonrisa más cuidada y más exhibida.

El amor te da picardía para las fotos más atrevidas, los audios más picantes, los mensajes más subidos de tono y los más cursis. Te invita a vestir de manera más adecuada, a estar aseado y bien maquillada.

Te ayuda a no olvidar el amor propio que está a la par del amor de pareja. Te hace sentir a cualquier edad mariposas en el estómago, escribir notas en papel, a sonreír ante la gente sin importar el qué dirán, a perderte en la lontananza imaginando qué sé yo. A bombear mucha sangre al corazón…y a otras partes, lo que te da fortaleza y ganas.

El amor rejuvenece y esa fuerza no se quita con nada, así que ni lo intentes. Mantente enamorado o enamorada y estarás tan joven que siempre pensarás que tienes quince años y estás conociendo tu primer amor.

El amor es la fuente de la juventud eterna. Mira dentro de ti y allí está el secreto de la vida.

El gato, Don Gato (de Patricia Pérez)


Autora: Patricia Pérez*

Hace un largo tiempo había un vecindario llamado Villa Verde, en el cual habitaban muchos gatos debido a lo amplio y libre del lugar. Entre toda la manada de gatos había uno muy peculiar, este era el gato amarillo Don Gato, al cual pocos veían con agrado y muchos con recelo no solo por su auténtica y noble personalidad sino por la humildad y calidez que albergaba, lo que le diferenciaba de los otros. 

Sin embargo, había algo más... Este no nació con el don de las 7 vidas como los otros; a diferencia de estos, sólo se le fueron asignadas 4, de las cuales él sabía que debía aprovechar y entregarles todo su corazón ya que no disponía de mucho tiempo en el mundo. 

El gato amarillo paseaba con sigilo por el vecindario, mientras que muchos otros corrían y otros simplemente no se detenían a observar su alrededor ni siquiera por un segundo. Don Gato disfrutaba de cada día como si fuese el último, siempre andaba feliz y se preocupaba sólo por hacer las cosas que le hacían feliz. Él siempre intentaba ayudar a todos y aunque la mayoría no confiaba en él e inclusive lo despreciaban, este hacía caso omiso porque no tenía suficiente tiempo para preocuparse de lo que los demás pensasen de él. Don Gato se preocupaba de lo que realmente era importante: Disfrutar su estancia en el mundo. 

Con el pasar de los años, Don Gato era cada vez más feliz, pues tenía una familia y un cómodo hogar, mientras que todo era diferente para la vida de los demás. Sin preocuparse de la manera en que vivían, el resto de los gatos habían hecho mal uso de sus días, muchos perdían su lugar en el mundo actuando con inconsciencia. Aunque constaban con mayor cantidad de vidas, se les notaba infelices, el recordar de los años anteriores solo les traía arrepentimiento. 

Don Gato, notando lo que sucedía no pudo evitar tener un sentimiento de solidaridad, el mundo como lo conocía era maravilloso, quería que los demás fuesen felices al igual que él... Quería ayudar.  

Pasando noches y días pensando en la manera correcta de acercarse a ellos, no se le ocurrió nada más que conversar, no podía hacer más que orientarlos, el cambio debía salir de ellos. Al principio muchos no confiaban en Don Gato por ser diferente a la mayoría, pensaban que quizás había intenciones ocultas detrás de su repentina ayuda, pero en realidad no era así. 

Don Gato siempre había sido de esa manera, actuaba, aunque no hubiese un beneficio para él. Al pasar los días empezaron a conocerlo y se percataron del buen corazón que tenía. Se arrepintieron de su comportamiento hacia él en el pasado, ya que no se habían dado la oportunidad de conocerle. 

Transcurridos los días no había gato que caminara sin mirar dos veces antes de cruzar las calles, no había gato que caminara sin sigilo. Solo había gatos que disfrutaban e intentaban a toda costa ser felices... 

Todos estaban tan emocionados por su nueva manera de vivir y tan agradecidos con Don Gato, que cuando era posible buscaban pasar días enteros compartiendo con él. Todo había cambiado y había sucedido para bien... Por su parte, Don Gato ya estaba cerca de cumplir con sus 4 vidas, él en lo absoluto lo consideraba como algo malo, ya que había cumplido con todo lo que había deseado y debido a eso, sabía que se iría siendo feliz. 

FIN

*Patricia Pérez (patriciajhoximar@gmail.com), autora de éste cuento es una joven bachiller, estudiante de ventas en el INCES y del Curso de Comunicación Integral (Comunicación Social, Publicidad y Mercadeo y RR.PP) de la Extensión Universitaria del IUTEPAL, Maracay.

Como alumna de quien suscribe, aprovechó una asignación para redactar éste bonito cuento que con gusto publicamos para la posteridad, con su aprobación.

La creatividad es el eslabón que busca líneas de encuentro entre quienes desean comunicarse.

Prosa de un amor y un café, que no fue


La música de esas canciones que nos hermanan,
traen tantos recuerdos, tantos lugares,
tantos aromas que emulan al cielo,
me dejo llevar por el sonido de las letras
y la vida se hace transparente,
tu nombre, tus ojos, tu sonrisa que extasiado recuerdo,
nuestras voces se hacen arcoiris nocturnos,
y te veo descansando a mi lado,
tu pecho junto al mío,
esperando al alba para retomar a la vida que anhelamos.
Ansiosos de un café recién colado,
Marrón para mí como tus ojos,
Negro para ti como los míos,
En blancas tazas como las perlas de tu boca.

La melodía es eterna, mi felicidad también,
sigue a mí lado, vida de mis ojos,
te traeré algunas flores para adornarte,
pan dulce o galletas para nuestro café.

La taza de café,
nuestra compañera y confidente,
ahí está...silente...
escuchando mi quebranto,
la miró y me atrae mucho,
su aroma me invita a tomarla
entre mis manos, me calienta,
su ardor es para despabilarme,
se comunica con mi alma,
me dice que ya tu imagen no está dibujada
por el barista del cielo en mi café,
tampoco en mi vida
yo lo único que quiero ahora,
es beber hasta tu último trago

Me acerco, la sorbo como pidiendo deseos,
aún con azúcar y siendo delicioso,
necesita el sabor que le da tu presencia,
Pero ya no es así
las palomas en el balcón me miran,
mientras el sol me invade
dándole el único calor ya a mi vida,
tratando de dibujarme una nueva sonrisa,
mientras el aroma y calor del café se disipan,
mientras yo sólo puedo beberme tus recuerdos.

Pido al café me mantenga despierto,
Para ver sí consigo quién me acompañe
Y le dé emoción a mi vida que se ha descafeinado.

Hasta siempre emigrantes venezolanos, mi gente querida


Esos amigos de viajes, cantos, fiestas, velorios, en la salud y la enfermedad, en los estudios, en las rabias, en las mudanzas y reparaciones, en lo laboral y estudiantil.

Amistades que más de dos tercios de mi vida me han acompañado y de mi cariño, respeto, mano de obra y buena voluntad, palabra amena, cursi, sarcástica, grosera, cruda pero sincera han tenido.

Me van a hacer falta. Lo sé porque ya me hacen falta desde el momento en que dicen que se van; me hacen falta cuando parten y tratan de no despedirse porque saben que eso dolerá más.

“Dicen que no son dolorosas las despedidas; dile a quien te lo dijo, que se despida”.

Encontrarles por la calle; prestarles dinero o viceversa; compartir empanadas, jugos, perros calientes, hamburguesas, arepas, refrescos o cervezas. Y ya eso no va a ocurrir.

Nos hablábamos por teléfono de casa. Luego mensajes por celular. Luego el MSN, los chat, Facebook, Skype y Whatsapp estando tan cerca, sin saber que ahora sólo eso nos queda, juntos con los recuerdos.

Que se vayan porque el país está mal es un buen motivo y a su vez es malo que ello suceda, por el simple hecho que se van y me van dejando solo.

Tanto que cuesta hacer amigos y amigas de verdad verdad, esos que son colcha y cobija, por los cuales uno puede meter las manos en el fuego y ellos harían lo mismo. Esos amigos y amigas que te abren las puertas de su hogar y sus familiares se hacen tus amigos y en amalgama nos vamos haciendo una familia que Dios nos dio sin ser consanguínea.

¿Qué voy a hacer sin ustedes?, voy a seguir, pero llorando, suspirando, lanzando blasfemias y gritos que me nacen del alma porque esto es tan cruel como la mano de la muerte cuando se lleva a un ser querido. Ando dolido porque se van y sé que eso es indebido, tanto como acostarme llorando y preguntándole a la vida, ¿por qué?

Y llorarlos es malo porque ustedes no han muerto. Más bien salieron a buscar vida, la que acá se merecían y las condiciones les quitaron. Esa decisión que hasta los más renuentes o detractores consideran de manera callada cuando ven que las cosas no son como les dijeron, no son lo que soñaron, no son lo que ellos querían.

Tengo el corazón bombeando lágrimas en vez de sangre y sigue siendo un acto mezquino, porque debo alegrarme que ustedes, con su potencial, carisma, destreza, estudios, corazón, preparación y educación de hogar, han salido a buscar un espacio en el mundo, el que desde la sencillez construirán.

“Es una triste alegría ver que alguien querido se va del país”.

Y sé que ustedes suspiran por Venezuela donde están, así como yo suspiro por ella y por ustedes.

Amigas, amigos, sólo algo les puedo pedir desde mi corazón, cuídense mucho, sean siempre esas maravillosas personas que de variadas formas llegaron a mi vida. Y de corazón les pido, no me olviden, yo no los voy a olvidar porque viven en mi corazón, en mi historia, en mi cariño, en mi formación, en mis risas y tristezas, en mis cuitas y triunfos.

Ustedes no son virtuales, son reales porque habitan en mi tránsito por la vida.

Amistades que son mi familia, les quiero tanto como puedo querer mi vida, cuando ustedes parten se llevan un poco de mi existencia, se las encomiendo, es lo único que tengo para dar y quizá sí ustedes la usan, no estaré llorando tanto solo como quiero siempre y como hago en este momento.

Ojalá algún día tengan una VUELTA A LA PATRIA, tan buena como son ustedes.

ARGENIS R. GARNICA S.

Poema de Dragon Ball


Hay quienes me han dicho, ¿cómo te inspiras, en quién?, y les contesto: “Hay de todo en el mundo, desde lo que nos gusta o sorprende, hasta lo que nos disgusta o incomoda”. Y leyendo aquí y allá, vi un correo que recibí de un amigo, me dijo que lo recibió en su WhatsApp y no sabe el autor, pero supone que es un adolescente.

Como dice el título, es el “Poema de Dragon Ball”, y en él se demuestra mi teoría: la inspiración está en todo y es derivativa. Aunque sea muy sencillo, es lo que esa persona quería expresar y mientras sea para bien, el expresarse es positivo. Así que usted que me lee, no tema a lo que escribe, hágalo, su ser se sentirá en paz por expresarse. Busque lo que le gusta con sus cinco sentidos y ello, llegará a usted para de nuevo salir hecho inspiración positiva.

El Sol brilla en las montañas perdidas,
los arroyos reflejan con sus aguas
a las cristalinas esferas de pequeñas estrellas.

La nuestra es un Alma unida a la naturaleza,
sale todas las mañanas tras desunir sus manos;
tras fijar sus ojos en la esfera de cuatro astros.

Nadie imagina entonces qué guarda el Universo,
hermosas montañas como hermosos cuentos;
su realidad y verdad nace siempre desde adentro.

Jiuzhaigou es la montaña en el valle de Nueve Aldeas,
descrita como la gran montaña de los cuentos de Hadas.

Nace en toda la historia un bello ser que da sus pasos,
siempre se ve unido a La Tierra y a su entorno natural;
siempre con ganas de subir y bajar los montes,
de cazar todo tipo de insectos y salvar a los más débiles.

Se cumple el proceso más viejo de nuestro mundo,
en terribles enfrentamientos unos mueren y se liberan;
dejando la envoltura más grosera para nacer de nuevo.

En esos primeros momentos la sensación es como,
como un chorro de mil primaveras apretando fuerte;
sin tocar ni dañar nuestra visión de lo bello,
nuestro amigo sale a la búsqueda de las esferas;
en su viaje conoce a otros seres que dan mil años,
mil años de frescura y viveza: de sencillez.

Debajo de ese aspecto de viejo demacrado,
turbado por los excesos de la sexualidad descontrolada;
se esconde un viejo Maestro que domina toda su Alma.

Su energía fluye poderosa como las cataratas sagradas,
guardan el secreto que el mal retiene en sus aguas;
desde una de las aldeas del regazo de Jiuzhaigou,
un guerrero pacífico y meditativo busca el agua y la paz.

Al llegar al gran encuentro donde los guerreros combaten,
vemos a nuestro joven héroe el mismo que cita el poema.

Nuestro héroe de naranja rojizo,
lleva largo sus pelos a modo de erizo;
el símbolo japonés de la tortuga,
la compañía femenina de Bulma.

Bulma es la primera jovencita que...
Son Goku ve con sus vivos ojos,
ya era la hora de dar nombres.

Después de noches de pasión,
ambos durmieron en el mismo colchón,
uno en los genitales del otro;
una temiendo perder las bolas de dragón,
el otro buscando las bolas de su anciano;
anciano abuelo Son Gohan...

Qué grande es el destino que une a el viejo Maestro,
él es quien entrena a Gohan y Ox-Satán;
Uno es el abuelo de Son Goku y el otro su suegro.
Así caerán aventuras entre ellos,
Así caerán ejércitos de lazos rojos;
Así caerán tenebrosos asesinos.

La familia de la despiadada mano del odio,
encantó y truncó el Alma pura de Ten Shin Han;
adiestrado al estilo gruya y entrenado por Pay Pay. 

El último asesino a sueldo Pay Pay,
despierta sentimientos dormidos y temores reprimidos;
sin piedad destroza el corazón y su mirada no cambia.

Sin gestos de amabilidad, 
sin aportes solidarios;
sin piedad y con ambición,
así devora el miedo muestra visión.

Y aunque parezca el dueño del corazón,
siempre hay una nube que despierta en su interior.
Es el mismo Sol que sale al principio del poema,
y también es el propio Tao Pay Pay.

De él lo único divino que sabemos,
es su propia voz dormida de Maestría;
Maestría interior que hace que Son Goku,
despierte toda su fuerza y salga vencedor.

Así se unen de nuevo en el último Torneo,
en el que el demonio mismo llega en la final.
Por primera vez un buen amigo cae abatido.

Un joven y pequeño Krilin muere,
Son Goku que ve su fin no puede contener su ira;
enseguida llegará ante su más terrible rival.

Una batalla épica contra el Demonio Piccolo,
abrirá las puertas del Universo entero.

Un Universo que abre millones de posibilidades,
los Namekianos y los Saiyajines,
los Tsufur y los misteriosos Yadrat;
ellos recuerdan a Son Goku la técnica instantánea.

Realmente conocemos todo y no aprendemos nada,

cuando nos dormimos en el tiempo,
cuando vemos las hermosas obras,
escritas en todos los Mangas o en los ríos y el mar;
encontramos el Amor mismo en cada estrella.

En todo pone lo mismo,
En el viaje siempre es;
lo que encuentras es lo que hay,
y detrás de lo que más nos pesa;
la verdad disipa los miedos.

Esa es la verdadera búsqueda, 

lo veas en Dragon Ball o en la naturaleza;
la felicidad y el bienestar son equilibrio.

Y el equilibrio es el cielo mental,
estado en el que puedes repetir de nuevo;
encontrar de nuevo un espacio,
para visionar todo lo que llegaste a Amar.

También en las obras de arte como Dragon Ball.
Pronto hablaremos de Dragon Ball Z y la
hermosa familia Saiyan que veíamos en familia.

Hermoso Universo.
Hermosa Amistad.
Ahora no hay palabras.
KA - ME - HA- ME - HAAAA.

Entradas populares