martes

MUY FEO (Poema)

Soy muy feo
Así que no trates de convencerme de que
soy una persona muy hermosa
porque al final del día
me odio de todas formas
Y no voy a mentirme a mí mismo al decir que
hay belleza dentro de mí que importa
así que, ten por seguro que me recordaré a mí mismo que
soy una persona inútil y terrible
y nada de lo que digas me hará creer que
todavía merezco amor
Porque no importa qué,
no soy lo suficientemente bueno para ser amado
Y no estoy en posición de creer que
hay belleza dentro de mí
Porque cada vez que me miro en el espejo, pienso
¿Soy tan feo como dicen las personas que soy?

Hermoso poema de Abdallah Salah, que me hicieron llegar y que para muchos -me incluyo- nos hará o hace sentir identificados.

Pero, ¡esperen antes de criticar o compadecer o sentir que hay una vía!

El poema amerita ser leído ahora, de abajo hacia arriba. Luego cada quién juzgará qué sentido prefiere.

sábado

La Máscara que oculta a la Depresión

Leí por allí, en una pared de una calle, quizá la obra de un poeta urbano o de un paciente o un familiar víctima, no sé quién, pero lo más atinado que he encontrado sobre el suicidio por culpa de la depresión: "La persona depresiva no se suicida para acabar con la vida, sino para acabar con el dolor". Tanta razón, sin ánimos de justificar ese paso.

¿Saben qué se siente querer matarse?, se los explico yo, que tuve ese episodio en mi vida los días 24 y 25 de diciembre de 2015, motivados por:

- Sentirme sentimentalmente solo (no tener novia ni hijo, ni nadie a quién gustarle).
- La abstinencia sexual no deseada, inducida por no tener con quién.
- Un año de logros y no tener con quién compartirlos.
- No recibir ni un regalo en Navidad (mis padres luego me explicaron porqué no me hicieron regalo: no sabían qué regalarle a quién se compra lo que necesita y quiere).
- Situación de país.
- Observar a los demás felices con los suyos, en reuniones, con su persona amada e hijos. Literalmente, envidia.
- Sentir que ocupaba un espacio inútil.
- Víctima de un asalto días anteriores, aunque pudimos dar con el ladrón, la impotencia y la ira alteran el ánimo.

Y ese cóctel que yo mismo me preparé jugó con mi mente. Y la sensación de vacío, de descontrol, de ser un inútil, de no tener más razones para seguir, que ya se marcó el fin eran los que movían mis lágrimas, mis pulsaciones, hacían que mi mente diera vueltas, nada en el entorno me importaba y mucho menos yo; la adrenalina a millón y el miedo más el sentido común estaban sin aparecer.

Cruzando una calle me quedé parado en la misma cuando un auto venía a lo lejos. Dije que caminaría hacia él, pero noté que ya a lo lejos ese hombre frenaría. Volví a la acera. Me acerqué a una esquina y cuando veía un autobús me alisté a lanzarme. No lo hice, ¿por qué?, por temor no a morir, sino a quedar malogrado en vida y eso me hizo reflexionar en algo similar a lo que arriba coloqué, ¿quiero acabar con mi dolor y puedo quedar torcido y con dolor de ser inútil por no moverme?

Me alejé de la calle, volví a casa y me acosté a dormir desde muy temprano. El dolor cesó y el sentido común me hizo comprender que vivo, servía para reparar lo que es mi decisión, lo que puedo hacer porque sé, porque debo, porque lo puedo aprender. Y me hice la promesa de que, al sentirme vacío y/o envidioso, no vería con rabia a los demás y menos a mí; me alejaría de todo mal y estaría con quienes me hacen bien. Y no les daré el mal rato de ir a mi funeral.

LA MÁSCARA
"En cofre de vulgar hipocresía, ante la gente oculto mi derrota, payaso con careta de alegría y por dentro, por dentro el alma rota..." cantaba Javier Solís en el tema "Payaso".

Y es que mucha gente oculta su dolor hasta que se hace irreversible con la decisión de eliminarlo con el suicidio. Y muchos no entendemos -bueno, yo sí con los que les narré-, el porqué de esa decisión tan radical y pecaminosa.

Ese dolor viene de la mente, del cuerpo, del alma; de la falta de comunicación, del entorno, de la percepción, de buscar sombras donde no hay bultos, de la inducción, del no querer ser uno con el todo o buscar balance y tantas cosas que de entrometerme más, seré criticado.

Por ello, recomiendo a la persona con síntomas de depresión, acabar con el dolor con la compañía de gente interesante, de entornos de aprendizaje, de ejercicio, de fuerzas y de hacer cosas que jamás vayan en contra de tu cuerpo físico, tu alma espiritual y tu mente universal.

Busca la puerta de la vida, esa que no quieres matar; en ella hay un montón de gente, soluciones, tácticas y cariño suficiente para que mates al suicidio, no a ti. Quítate el daño como forma y dale daño al daño.

Recomiendo por igual a quien no es depresivo, estar preparado para ser novio, novia, amigo, amiga, esposo, esposa, hijo, hija, nieto, nieta, colega, compañero, compañera, vecino, vecina, primo, prima de alguien con depresión. Que seas comedido, leas lo que debes o no decir, ser ejemplo, no ser lastimero, decir lo que debes y no lo que quieren oír, animar sin poses. En fin, ser el medicamento que no s toma pero que sí cura a la depresión.

Para el depresivo la máscara de la sonrisa es quita y pon. Por ello debes ser humano contigo mismo y comunicar lo que sientes, no te lo calles confundiendo la intimidad o lo reservado con tragarte todo lo que sientes, piensas y eres, porque eso te abruma. Hazte uno con el mundo y el mundo será tu amor de solución.

Ninguna depresión es igual o tan igual, la ayuda profesional es imprescindible. Pero una convicción que te prepare ante los ataques de ella, ganarle cuando te quiera lanzar un atentado y tener a quienes te cuiden y que les regales tu vida y salud como forma de seguir, te harán un ser con más vida de la que piensas.

Confía, comparte, comunica, porque a la depresión no le gusta eso, porque eso la mata. No te obligues la sonrisa y a su vez, no la niegues al mundo. Equidad y fluidez.

Lcdo. Argenis Serrano - @Romantistech


lunes

EL ÚLTIMO CAFÉ DE UN CABALLERO...

Esta mañana dije en casa que no compraría más café, pese a las consecuencias que va a tener esa decisión, por su precio.


Y me acordé de mi tío político, el señor José Díaz, caballero español, estricto, metódico, caballeroso. Con mi tía hizo segundas nupcias y ambos en su forma disciplinada de ser, se llevaban muy bien.

Él contrajo cáncer y no se atendió con quimio o radio, ya sentía que era su tiempo. Pero no se quejaba, sólo asistía al médico y tomaba medicinas paliativas. Y -repito-, no se quejaba, trataba de estar lo más estoico posible.

Llegó la mañana que sólo él y Dios saben, la que conocemos una sola vez, la de ver la luz o de sentir que ya la muerte hizo acto de presencia para llevarnos.

Eran pasadas las seis, emitió algunos sonidos atípicos que despertaron a mi tía. le habló y él sólo le dio gracias por ser quien era, que le disculpara ese momento que estaban pasando, que todo estaba al día al menos. Ella no quiso tocar más el tema y hablaron de otras cosas, hasta que él, ya seguro de lo que venía, le dijo:

…"por favor Luisa, ¿me haces un cafecito?, se me antojó". Ella se extrañó porque él no era asiduo a que le hicieran el café sino hacerlo él, pero por su condición así ella en principio, lo captó.
Mientras mi tía puso a hervir el agua, subió a verlo...y ya su alma, no estaba...

Ella entendió que hasta sus últimos momentos él era un caballero y no quiso que ella le viera morir, que sus últimos recuerdos fueran las conversas previas y sobre todo, lo vivido.

Cuando me dicen que la caballerosidad murió, pienso que no es así, porque los caballeros dejan un legado intangible. El que muchos no sepan utilizarlo y apreciarlo es otra cosa.

No hay machismo en la caballerosidad, no se hace un aparte a las personas; el caballero corre su riesgo y sus decisiones por una dama, por una forma de vida, por la disciplina, por su sentir. Que éste mundo no te permita o no lo entienda, está al margen de todo lo que vive en la llama del caballero.

Un caballero es pícaro, atrevido y no deja de ser elegante, galante y bueno. no vean a los caballeros morir, pero sí maten al machismo o su símil el feminismo.

Tío, ese café no lo llegó a probar porque la muerte no le dio ese gusto. Pero la vida dio el gusto de saber que hay personas que son cátedra de lo verdaderamente valioso en nuestra existencia.

Hoy me alejo del café, pero más temería alejarme de la caballerosidad y personalidad, hasta en lo chabacano que soy. Porque la identidad no es lo que te rodea, es lo que emites y transformas. Y ser caballero, es una de las que más me gusta.

Ni la muerte de eso nos separa...

domingo

La #Selfie de una Mujer

Selfie de la emprendedora Vanessa, quien nos concedió el permiso
 de su grata imagen, desde cuenta Instagram y Twitter de Asesoría, Servicio y Venta de Maquillajes: @Glamcosmeticsve
Nada más seguro, coqueto, humilde, aventurero, locuaz, seguro y sereno, entre tantas definiciones más, que la selfie de una mujer.

Esa imagen que nos hace sentir  los hombres suspiros, un sonrojo que callamos por quizás un falso machismo; un revoloteo del estómago, para los más osados una excitación que ni describiré y para otros una cercanía con quien dio un leve pero respetuoso permiso para que su imagen fuese admirada.

Porque la imagen de una mujer no se ve, se admira.

Están las que muestran su ropa de dormir, desde la más tierna hasta la más descubierta; contrastando con las más osadas que no temen al que dirán mostrando su piel cubierta por un fino hilo de bikini o ropa íntima. Y no temen porque están resguardadas por el arma de quienes saben quiénes son en la vida: la personalidad.

La rebeldía crece cuando muestran su blummer o sostén; esa prenda que para muchas no se debe mostrar, pues a la vita esta.

Y sin temer a cómo se vea su piel, por los años, el peso, la acción del día a día, la vida de su país, su vida como madres o abuelas o jovencitas en desarrollo, la selfie es un registro de la seguridad, del día que será historia y que pasado al tiempo te dirá en forma gráfica cómo eras, porque ya ellas saben quiénes son por dentro, por donde vale.

Sea para trabajar, playa, fiesta, reunión, marcha, declaración, lucha, parque y cualquier paisaje de fondo, desde el más paradisíaco hasta la pare de un baño, la selfie es lo que la mujer quiere llevar a la posteridad en digital. Porque lo que desea dejar a la posteridad como legado, son sus obras, palabras, creaciones.

En una selfie buscan su mejor ángulo, que su mano capte ese milímetro que ella desea captar en el tiempo; que su picardía sea lo que rebose y se haga sensual. Que se muestre su esfuerzo y querer.

Una selfie de mujer es invitar a soñar, a desear, a creer, a inspirar, a respetar y saber que sí a tus manos llegó, está en ti elegir si admirar o irrespetar con cosas vacías y superficiales como el deseo sexual o que sea tu trofeo. Poco hombre aquel que no sabe cuánto vale una mujer.

Muestran ellas su cama, sus adornos, sus lugares de diario, sus innovaciones y lo que les sorprende al fondo de una foto, que va desde el vestido que las hace sentir bien, hasta la dormilona conque amanecen y se siguen sintiendo bien. Desde el peinado más sofisticado hasta lucir despeinada. Desde el maquillaje que las hace feliz hasta el espectáculo natural de su rostro al ídem.

Cuando una mujer muestra su selfie, en Instagram, Facebook, Twitter, WhatsApp, Tinder o más, está mostrando su antes, ahora y futuro. Porque el tiempo se detiene en una foto y escribe tanto en ella que el aprendizaje posterior se hace inmenso, para quien quiere verla en verdad.

La selfie de una mujer es a veces ese beso que de ella no podremos recibir, por lejanía, destino, caminos separados o por no conocernos.

Y a veces esa selfie posee un solo destinatario. Un hombre que debe probar que en verdad lo es, al verla y borrarla de su equipo, más no de sus retinas, alma, mente y corazón; esas selfies son las eróticas y las nudes.

La selfie es parte de la vida, la mujer, es vida.

Cómo quisiera tu selfie y luego, tu foto conmigo. O canjear ambos por el resto de ésta vida y posteriores, contigo.

Regálame tu foto, que quiero tu recuerdo.

Querer Hijo y No Tener, Tener Hijo y no Deber

Dios es el amo de nuestros destinos y eso es indiscutible, aún para los ateos. El Libre Albedrío que nos concedió es el que nos hace ganarnos borrón y cuenta nueva en cada paso aunque algunas líneas malas se crucen, Él está marcando nuestros pasos, como Padre que es.

Pero sí, no niego discutir que le da hijos a quienes no debe y se los niega a quienes queremos. Eso duele, pero es el balance del mundo, el que evita la anarquía, pero duele por uno que quiere y duele por los niños que sufren.

Y de la adopción prohibida a los hombres solteros o mujeres solteras sin pareja ni hogar propio, ni se diga. Hay tanto qué cambiar en el mundo...

Cosas malas que he visto
Vi a una niña como de año y medio levantar una garrafa con un tipo de producto de limpieza (cloro, desinfectante, no sé) y se iba a empinar un trago. la detuve a tiempo. Salió la madre y me dijo, "eso no le iba a afectar, para que aprenda que eso no se toma".
Nada le dije, pero la vi con el desprecio que se tiene a la estupidez.

Una señora caminaba con su niña de 3 años y algo y como la niña no le llevaba el paso apurado, le pegó. Cuando levantó la mano de nuevo se la atajé. Me denunció a un policía que no pudo llamarme la atención luego de explicarle el caso.

Vi a un hombre con su bebé en el piso cochino del Museo de Historia de Maracay, desnudo, esperando que le trajeran un pañal.

Leo de gente que deja bebés abandonados, algunos por la mala situación, otros porque su marido se les fue y ellas no se van a hacer responsables, otras por el resentimiento que les afectó la figura. Hombres que usan a sus bebés con afectación de salud o débiles porque intencionalmente no les dan comida para pedir dinero.

He visto gente apostar a sus hijos; y aunque fueron presos, luego vinieron a reclamarlos.

He sabido de "padres" que luego de herir y abandonar a sus hijos, cuando están en la mala, vuelven con ellos a ser una carga que el país les obliga a cuidar.

Hay algunas parejas que paren como que es una diversión que "Dios Proveerá", para cuidarlos. Sin planes, sin fuerza, sin moral, sin miedo de sí mismos.

Hay quienes ponen a sus hijos a criarse com o una especie de Tarzán urbano, porque eso crea fuerza y carácter ¿?

Muchos abandonan cuando el niño o niña necesita apoyo, tan sólo porque quieren tener sexo con otras u otras.

A todos esos y a mi gente soltera
No nos tocó, pero podemos velar por ellos denunciando y dando apoyo en orfanatos, mi gente soltera. Les entiendo el dolor y por eso nada más digo, que ánimo y fuerza.

A quienes negaron a su bebé en el embarazo tan sólo por el qué dirán y casi que matan a su bebé por su inoperancia y desgracia; a quienes ven como diversión tener un bebé o peor, una moda. A quienes se les dice que se cuiden e igual se dejan embarazar o embarazan adrede, les decimos.

Esos bebés merecen vida, pero no merecían tener padres como ustedes, que ni siquiera luego de ello aprendieron a ser adultos, con alma de niño y espíritu de amor.

Se puede decir mucho, pero su castigo está dentro de ustedes y aunque lo sabaneen, saben que se los come y deben pagarlo.


DIOS BENDIGA, CUIDE Y DÉ VIDA DIGNA POR IGUAL A ESOS BEBÉS DE PADRES QUE LES TRATAN MAL. AMÉN.


lunes

Viajar, Renovar, Regresar


Dicen que “el mejor viaje es el que te trae el espíritu renovado, educado y fortalecido”, yo quería creer ello y entre tanta diáspora que hay en mi Venezuela, yo fui de esos que salió a buscar y regresó. Viajeros o vacacionistas, nos dicen.

Un amigo me recomendó en base a lo que yo buscaba, que fuera a las Islas Canarias, en España. Que me podía alojar en un lugar muy asequible y por demás paradisíaco, llamado apartamentos playas del ingles, casi no le creía porque algo como lo que me mostró en sus fotos personales, me parecía caro y en contra de mis objetivos. Me equivoqué y me alegro de haberle hecho caso.

Me hospedé allí y con vista al mar comencé a reflexionar. Poco a poco se me bajó el stress que traía desde Venezuela, pero tenía que ir a mis planes. Hice turismo de aventura en los parques nacionales y aprendí sobre conservación y protocolo; en las dunas de Maspalomas supe sobre orientación; en los Jameos del Agua aprendí sobre la conservación del vital líquido.

Fui desde lo más obvio o engorroso y pequeño a lo más grande; porque me fui a entrenar para serle útil a mi tierra. Conocí sus playas y sus aventuras recreacionales en la arena, sobre las aguas y bajo las mismas. Hasta un parque temático con especies marinas conservadas, atendidas y queridas vi y cómo lo hacían.

La conservación de sus zonas coloniales y la armonía entre las obras culturales de antaño y modernas, me inspiraron. Hice consultas al respecto y encontré que la misma ciudadanía sabe sobre sus orígenes, cuidados, historia, fines. Un sentido de propiedad que me parece ejemplar.

El turismo en las Islas Canarias es el rey. La hotelería está más allá de las estrellas que se les coloquen, hay un lado de servicio y humano que te hace sentir uno más, me contó una persona en uno de mis paseos. Y me felicitó cuando le dije que me hospedé en los deliciosos apartamentos playa del inglés, porque allí me comportaría como en mi casa. Y no mentiré, estuve probando la comida de sus restaurantes y copiando recetas, a punto de paladar.

El turismo ha impulsado a la construcción y ésta a las ventas de artículos para el hogar, oficina, industria y a su vez, la fabricación de los mismos artículos. Eso se llama producción por potencial.

Regresé a mi país, Venezuela. Y en medio de tantos desgraciados, vi que hay millones de personas buenas, sólo requerían una orientación. De éste viaje aprendí que el turismo es promover nuestra belleza con identidad, que sea algo natural y hacer copartícipe al visitante; que no es cobrarles más dinero, es darles más por su dinero; que la comida criolla y del mundo pueden hacer comunión y atraer a muchos más por la calidad.

Aprendí que el turismo de verdad, el que promueve, cuida, conserva, quiere, es el que hace de verdad más bellas nuestras ya grandísimas bellezas naturales. Y si vienen más turistas, más espacios se les construyen para alquilar, hospedarse; se crean lugares recreativos y culturales; la industria abre mercados, el mundo se vuelca hacia acá en su mirada, dinero y búsquedas de renovación.

Hacen de un país bonito, una referencia. Harán de Venezuela un lugar para volver (los vacacionistas) y para regresar como quieren, mis coterráneos venezolanos. Porque haciendo nosotros las cosas bien, vamos relegando a quienes nos hacen tanto mal.

Viajar con propósito, es verdaderamente viajar.

HAZ LO QUE SEA PARA QUE NO PAREZCA AMOR

Haz que no parezca Amor.
Que es lo que se lleva ahora.
Duelen tantas cuitas en nombre de la libertad.


Tú dices libre y yo digo cobarde.
Cobarde todo aquel que no es capaz de comprometerse con el instante.
Cobarde todo aquel que no esté presente cuando el otro está desnudo y vulnerable.
Cobarde todo aquel que puso un límite desde el principio.

Yo... es que no quiero nada serio.
Como si no fuera lo suficientemente serio estar dentro físicamente de otro ser humano.
Yo... es que no creo en las etiquetas.
Como si ponerle nombre a las cosas fuera algo malo.
Yo... es que busco pasar el rato.
Como si la vida fuera para siempre.

Hay algo tan neurótico en nuestra manera actual de relacionarnos.
Tan irrespetuoso con la vida. Tan impaciente.
Y queremos más: más picante, más gorda, más grandes, más altos, más guapas, más fuertes, más delgadas.
Nos aburrimos porque no nos soportamos a nosotros mismos.
Porque no queremos que nadie nos conozca.
Porque es más sencillo empezar de nuevo cada poco vendiendo nuestra mejor cara.
Porque es mucho más sencillo follar/tirar/coger/singar que limpiar lo follado/tirado/cogido/singado.
Porque tenemos miedo a que en el fondo seamos un auténtico fraude.
A que cuando el otro arañe un poco vea que no hay nada.
Nada serio.

Y aquí seguimos rascando, cambiando barajitas repetidas, poniéndonos ropa interior cara para que otros se limpien los pies al entrar.
Haciendo del Amor una servidumbre de paso.
¿No sientes a veces que tú vales más que todo eso que haces?

Que tú eres un milagro bien arrecho.
Con tus ojos que todavía pueden ver.
Con tu pies moviéndose para llevarte al lugar que quieras.
Con tu boca capaz de dar las gracias.
Con tu piel ocupando un lugar en el mundo.

¿No sientes a veces que tú te mereces más que lo poco que te dan?
Dos besos mal pegados.
Tres minutos entre las piernas.
Cinco embestidas. Una mamada al acabar.
Y un WhatsApp: No me agobies.


Lo más triste es que esta sociedad ha conseguido invertir los papeles.
Ahora si dices que sientes algo, estás loco.
Es muy pronto. Muy arriesgado. Poco inteligente.
Dime tú, cómo lo haces para no sentir algo cuando lo haces.

¿Cómo se hace para que nunca parezca Amor?

Bueno sería explicar, para que luego de un encuentro sexual, se abran oportunidades y se dejen los adiós o "ya matamos", que a ambos hacen daño. O al menos, que siga una amistad, porque las amistades ayudan y sí una necesita sexo, la otra debería dárselo mientras tanto y mientras no se hagan daño.

No existe una forma standard de enamorar, tampoco de odiarse. La primera se descuber, la segunda se evita-

sábado

Una mujer balsera y emigrante


En la arena te hallé, movida por las olas, inconsciente y notoriamente agotada de un naufragio evidentemente triste e injustificable.

Tu belleza me hacía admirarte, no tanto como tu valentía ante la osadía de aventurarte a la mar, huyendo seguramente de lo indebido. Arriesgando el más valioso don que poseemos, la vida, tan solo para mejorarla.

Disculpa, pero tuve que ver tu desnudez mientras atendía tus heridas, cambiaba tus ropas mojadas y te acosté, vigilándote pr dos días, que pasaste de la fiebre a la salud, del agotamiento al descanso.

Eres una emigrante aventurera, de poco dinero quizá y que por ello debe surcar un mar bravío para tratar de encontrar la felicidad que no existe en tu tierra, por hambre, enfermedades, un dictador y la locura colectiva, además del temor. No es que lo sepa, es que siempre es así, quien huye en balsa, por eso lo hace.

Despertaste y luego de la exaltación y miedo de lo vivido, de la desorientación de no saber de los tuyos, de los que estaban contigo, de quién era yo y cómo te traté o qué hice, sonreíste, lloraste, comiste, vomitaste, sufriste, te preocupaste. En fin, un amasijo de sentimientos y sensaciones propias de una tragedia.

Te acompañé a recuperarte, a informarte sobre el naufragio. De los que llegaron a salvo, entre ellos tu hermano e hijito que a otra playa arribaron y les rescataron. Volviste a sonreír moderadamente por respeto a los que la vida perdieron. Porque así eres, humana, luchadora y bella.

Y sí, me quedé prendido de esa alma que llegó a la arena de la playa que tanto caminé, como en un cuento de hadas, aunque éste fue un cuento de horror con vuelcos del destino.

Ahora, estás con los tuyos, recomenzando, rescatada por un gobierno que te da asilo como refugiada junto a los tuyos. Buscando empleo para vivir y no para sobrevivir o menos como en aquel país.

¿Y yo?, pues bueno, enamorado solo. Ésta no era mi historia de amor, es mi historia de haber sido útil a alguien no por una opción, sino como un deber ineludible, de hombre, de ser humano.

Ahora somos amigos, pero sigo estando muy enamorado de ti, aunque jamás seas mía. Porque una mujer valiente, osada, bonita, humana, luchadora, no se le encuentra en la playa de la vida a diario.

Por eso, quien emigra, tiene un valor adicional que se siente en la caja registradora del corazón, una campanita bella de ilusión y plusvalía.

Ojalá en sus tierras sean esa mujeres, y bueno, también los hombres, así de valorados y se entiendan para que sepan que valen más que cualquier dictador o quien empuña un arma. Sí pensaran en su valor, los sacarían y jamás permitirían que existieran más.

Bella emigrante, intrépida, mi corazón tienes en una balsa, pero en un mar tranquilo. Ojalá la playa del destino, sea la tuya.

(Sea por mar, tierra, aire; por los canales regulares o no; por decisión u obligación, dedico éste post a todas las mujeres venezolanas que se han ido, por su valentía en general, por su belleza sin igual, por el buen futuro que merecen aunque no sea -por los momentos-, en esta tierra de gracia llamada, Venezuela. Se les quiere y respeta).

Lcdo. Argenis Serrano - @Romantistech

Eres como de la familia

A las familias las une la sangre. Y la afinidad de quienes llegan y se emparentan. Al menos eso dicen las leyes de los humanos; pero existe otra forma de familia, la de los sentimientos, acciones y carisma.

No es algo propio de una tierra específica en este lado del continente ni en los otros. Es propio de los hogares que así lo viven y así lo sienten y de las personas que llegan para afianzarse como uno más de la familia.

Esas personas que te dan sus consejos, sonrisas, cobijo, regaños, colaboración, regalos, comida, compartires, que te tratan como otro hijo o hija, esa gente vio en ti lo que tú quizá no llegaste a ver. Es una mezcla de empatía, fidelidad, solidaridad, gracia y confianza que trasciende la distancia física o el tránsito por la vida que elijas.

Porque así es el amor de familia funcional, fuerte y permanente.

Y tú, seguramente muchas veces dijiste, "él no es mi primo pero así nos tratamos y sentimos", "ella es más que mi hermana, es mi amiga"; " a esa señora la siento como mi abuela y así la trato porque me nace". Allí, junto el cómo te ven ellos, es la conjunción perfecta para que digas con probidad y honor "soy de la familia" y ellos digan sin duda alguna "eres de la familia".

Son casos muy personales, de sentimientos, de encuentro, de situaciones que pudieron en prueba sin premeditación a cada persona y su actitud es la que les llegó a unir más.

Que una persona en una casa donde no son sus familiares directos pida la bendición, les diga tíos, ría con ellos, llore con ellos, viaje con ellos. Que llegue y agarre un vaso y tome agua de la nevera o cocine, eso es ser de la familia.

Que te confíen su casa para cuidarla sin duda alguna y que tú se la cuides con recelo, eso es parte de ser familia. Un honor y un deber, como con tu propia familia.

Puede que no exprese aquí mi punto del todo, pero sabes que en tu entorno están esas personas, donde eres uno más de la familia, con mismos derechos y obligaciones inherentes.

Poder encontrar familia en personas valiosas, te aleja de la soledad y te respalda cuando lo requieras. No es buscarla ni forzarla, es más una simbiosis que se amalgaman en la alegría, la sencillez y haciendo las cosas con bien. No hay pelea o discusión que rompa a la familia que decidió quererse.

Y es, como en toda familia, una herencia. Los llamados 6 grados de separación lo que hacen es unir de manera aumentativa.

¿Quieres entenderme mejor?,  busca a esa amiga que es como tu hermana, busca a ese amigo que es como tu hermano, rodéate y comparte lo bueno y lo malo con esas amistades que son como tu familia e internaliza su cariño. Verás que ahora que pasaste del sentimiento a la razón, el amor crecerá más y su defensa mejor, porque tendrás miedo de perderles y valor para defenderles.

Me sorprende que las parejas se separen

Me sorprende que las parejas se separen. Me parece muy triste cuando esas miradas que una vez se encontraron y tanto se dijeron, ya no quieran coincidir y por ello callaron hasta no tener la necesidad de oírse.

Ver a parejas que eran pura miel, ser ahora un limón seco.

Me sorprende y cuesta a la vez entender que a veces la separación es lo mejor porque algún o algunos daños se evitan porque ya están latentes. Me sorprende que esos daños no se pudieron intuir con alta anticipación para atacarlos de fondo o sí acaso se presintieron, se dejaron pasar con un "no vale, yo no creo", o "a mí no me pasan esas cosas como a los demás".

Me cuesta aceptar que esos besos ya son pasado que no se saborea; que esa desnudez contemplada y saboreada mutuamente no cumple ninguna función; que la firma de papeles o sello celestial caducaron.

No es fácil para mí asimilar que la magia se termine; no puedo tolerar que quienes se hicieron uno, ahora sean dos y con peleas.

Es algo tolerable que la amistad regrese en el caso de algunas parejas (que hasta llegan a volver, temporal o permanentemente, porque se agarran de las cenizas que cuál Ave Fénix buscan revivir). Porque las peleas, a la larga, no son buenas. No hay una guerra estúpida, todas las guerras lo son y punto.

Me cuesta comprender, quizá porque el amor ciega o la atracción sexual aturde, que alguien no viera los defectos del otro u otra o que de verlos querría que un acta de matrimonio los cambiaría, que un hijo o hija les ataría y despertaría nuevas actitudes o que no creyera lo que padres y amigos de verdad, le comentaran, diciéndoles lo que debían oír y por ello lo execraban, ya que ellos o ellas sólo querían escuchar lo que les convenía. De haber tomado en cuenta ello, o cambiaban por convicción o cambiaban de pareja. Eso evitaba los dolores del divorcio y la cuesta en bajada y sin frenos de las emociones y necesidades.

Tantas cosas que quedan entender del divorcio, como opción, escape, necesidad y hasta casos de placer o corrupción, hacen que esas palabras de quienes lo han vivido -con o sin papeles, porque abandonar a una pareja cuando le requiere es un divorcio también, con el toque canallesco-.

Es particularidad de cada quien. Porque individualmente me podrían aducir razones tan valederas que escribirían tomos de motivos para divorciarse, que sí bien no son tan pesados como la razón para casarse o juntarse (AMOR), son perfectamente respetables.

Lo que no quisiera leer más es que sintieron dolor; lo que no quisiera escuchar más es esa distancia llena de piedras, botellas rotas, monte y culebra y hasta una cerca de alambre de púas y electricidad que es vigilada por perros furiosos y custodiada por guardias dispuestos a matar, donde los amigos y conocidos son a veces las víctimas entre los separados.

Más, sigue siendo de respeto el que cada quien se decida divorciar porque así lo sintió o necesitó y ninguno estamos para juzgar y mucho menos aprovecharnos, estamos para compartir tal cual éramos antes, aunque pisemos terreno irregular.

Es lo debido, más espero puedan entender que siendo soltero, que anhela un amor de esos que no son de cuentos de hadas, sino de pareja que entre coincidencias y aristas se mueve, comunica, acepta y resuelve, quiere vivir y no separarse. Comer en un solo sitio pues.

Para mí y millares más de solteros o personas separadas con ilusión de estabilidad, de seguro hay esa misma sensación de sorpresa que la gente se separe, cuando cuidar y amar lo que se tiene es tan buen abono para que florezca lo debido y no lo árido de un terreno desértico de emociones con quien sintieron amar y el día a día dijo que no acertó en la decisión o no es como la ideó, pero no la llevó a la práctica en conjunto.

Personas divorciadas, mies respetos, aunque siga en mi sorpresa y sin entender.

P.D.: Irónicamente, es correcto separarse en el noviazgo cuando éste no funciona, más entonces me sorprendo y digo, ¿acaso el destino juega ajedrez y mueve las piezas a ciegas, encontrándonos con quien no es?, ¿o acaso el aprendizaje lleva dolor en su período de prueba?
La verdad que no sé.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...