loading...

lunes

A Clezilena, mi Primer Amor


Espero me disculpen sí esto suena grotesco, ácido o poco caballeroso.  Sólo debía sacarme ello. Para que conste, de ella  recuerdo lo bueno, jamás podría odiar. Si lo hiciera cada vez que me rechazan, sería el peor ser humano del mundo
                                             ¡Muchachos, paralicen esta obra!, ¡mejor gastamos el dinero en otra cosa, total, siempre 
queda una fisura de por vida, así que como quedó, estará bien!.

Ella era lo más lindo ante mis ojos. El latir de mi corazón en la juventud. Esa trillada frase de “mariposas en el estomago”, tenía mucho de verdad al verle. Era verdad, estaba profundamente enamorado de Glesirena. Soñaba con ella, escribía historias, ponía su nombre en las paredes.

Al propio estilo del Barón Munchausen (léanse los complejos), escribía en mi mente antes de dormir, historias donde tenía citas con ella, le galanteaba y le defendía de todo peligro, erigiéndola luego como mi princesa.

Luego de tanto hacerme el tonto, papel que seguí haciendo y que he perfeccionado, pude hablar con ella y con una sonrisa bella a pesar de un diente medio montado y espacio entre los dos centrales, su cabello amarillo, sus ojos como zafiros y sus pecas en el rostro, me tumbaban en el piso de felicidad. Cuando se colocaba sus faldas, caray, que no les digo de lo que sentía.

Llegó la adultez, ella quería un novio que le quisiera y respetara; fue mi momento, mi oportunidad, siempre fui yo mismo, con cariño, caballerosidad, todo lo que ella misma me expresaba que le gustaba de mi y llegado el momento de decidir, ella tuvo una correcta elección: Se hizo novia de un gordo de ojos grises y más alto que ella y yo juntos. ¿Por qué digo que bueno? Este… hasta ahora es que lo digo, en ese instante no lo sentí así.

Pasaron un tiempo juntos y luego él, por ser mayor, le enseñó cosas a ella, nada que ver con sexo eso sí, sólo con alcohol y drogas. 2 veces estuvo en desintoxicación por ello. Y aún así, yo le esperaba, eso no me importaba.

Otro par de años, ya adultos ambos, ella estudiante del Pedagógico, me buscaba para que le hiciera los trabajos en computadora y yo de bobo no se los cobraba. ¡Craso error!, ahí comenzó a vivirme, pero el amor no me dejaba percibir ello, total, era dinero y ella valía más que eso.

Llegó el día en que le confesé mi amor por ella; algo a lo que ella dijo saber, pues ella me expresó que sentía lo mismo que yo. Era tarde en la noche y casi con un beso que no se materializó, me dijo que la acompañase a una fiesta. Con gusto fui. En el ínterin de la fiesta se me perdió, la busqué y me indicaron que estaba en un cuarto. 

Escuché risas dentro del mismo y alguien me indicó, ¡pasa, ella está adentro!, entré sin golpear la puerta y vi que las risas eran de placer pues estaba ella desnuda encima de un sujeto y como mariposa de coleccionista (clavada contra la pared).

Han transcurrido años y no sé cómo carajo llegué a mi casa con un bloqueo mental. La evité mucho tiempo hasta que me buscó para “disculparse”. Me dijo que me amaba y que quería ver la forma de llegar a mi corazón. Cuando la vi bien, supe la razón de su desespero de amor…estaba embarazada de aquel sujeto y estaba buscando al perfecto imbécil para achacarle el o la nené.

Gracias a Dios, ni la imbecilidad es perfectible y pude sacudírmela. Ella ahora ha tenido varios maridos y tiene dos niñas. En diciembre 2007 me pidió sesenta mil bolívares para darles de comer a esas niñas. No se los negué, como dije, es dinero. Me dijo que si le daba una oportunidad. Esto le expliqué:

“Los hombres solteros, que no han conocido el amor, más si la desazón de la burla, frustración, las frases de `yo te quiero como un amigo´, que son antepuestos ante los bonitos o populares porque esos si dan nota y que los feos o impopulares son tomados en cuenta luego cuando tienen las patas trabadas en el cemento seco o el agua al cuello, pues es ahí cuando se percibe que lo valioso es la personalidad, conciencia y corazón, no están en el deber o derecho de acarrear con esas cargas”.

“Comprendemos que un error lo comete cualquiera, también cinco o seis, pero el amor no es para utilizarse como una forma de salvamento ante el desastre que antes se advirtió y que sabían que corrían con hombres o mujeres que piensan del primer al último lugar social, en sí mismos”.

“Pero tranquila, habrá hombres que no sean radicales como yo, que quiero a una mujer que comience su vida sentimental y familiar de cero como yo (ojo, no digo que sea virgen, eso sería un absurdo y no entra en consideración). 

Yo era (equivocadamente) que si tienes hijos, busca a alguien que esté divorciado o viudo y que tenga hijos, así los dos estarán parejos ante la vida y sabrán mucho mejor conciliar el orden familiar”.

“Los hombres y/o mujeres que no tienen familia propia y que asumen una ajena, a excepción por viudez, son realmente loables, pues deben reacomodar su mundo no a un amor completo, sino ya dividió y con personalidad propia, más el entorno que posea (básicamente los o las ex). 

En lo personal, no soy de ese tipo de personas loables. Entre una mujer con hijos y la soltería, ya entenderás cuál es mi decisión”.

Luego de este sermón inmisericorde, ella se fue. No se llevó mi corazón pues aún está en mí. Lleno de reflexiones y decisiones cuasi criminales y de autosuficiencia y creencia que me hacen ser un ser igual de despreciable. Por ello no tolero que se me diga especial o buena persona, llevando este lado oscuro.

Ella ahora está con sus hijas, yo con mi vida y mi sonrisa que no es falsa, eso sí. Cuando se asume una posición se debe ser vertical, más flexibilizar en lo que pueda apuntalar a un daño a terceros. Como decía Lina Ron “asume tu peo”.

Esta es una historia verdaderamente ficticia que tiene lo que la psiquis puede inventar y decidir a su vez. ¿Qué opina usted? Si ha creído en el amor sin importar la prole, le felicito. Si no cree, le solicito que lo piense y no comparta este pensar, pues esa cadena con grilletes de lagrimas en el alma, le aseguro que le van de por vida a pesar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

loading...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...