sábado

Así es el Rostro de mi Amada


Esa carita sonriente que me mira inquisitiva.

¿Qué dicen esos ojos pícaros que con sorna me vigilan?

Parecen esperar una respuesta que no llega.

Me pregunto si esa respuesta ha de revelarse a mí en algún momento. Todo el conocimiento del universo está escondido en esa mirada juguetona, expectante.

Vuelve a mirar, me dice con candor infantil.

Es la emoción de una criatura que juega a las escondidas esperando deseosa ser encontrada.

La emoción contenida, la excitación del juego, la ilusión de lo inesperado, la anticipación, el temor y la sorpresa.

Es una carita pura con ojos de sabiduría arcana.

La inocencia, la candidez, la placidez, el descubrimiento de lo obvio, el coqueteo y la humorada; a veces tristeza, a veces con una exacta cantidad de palabras.

Ahora es alegría, sueños y esperanzas. Luego remembranzas, temores y templanza.

Ella es paz y alevosía, paciencia e imprudencia, rudeza y ambrosía para mis sentimientos.

Ideas argentas que iluminan esas pupilas, no abandonen, no cejen, perseveren en su existencia.

Luz desde dentro, tibieza infinita, suavidad eterna de áureo brillo. Esa carita me mira y de mí todo espera; me conoce, me busca, me encuentra, me conforta. 

Esa carita la inventé para mi novia imaginaria...

1 comentario:

  1. "Luz desde dentro, tibieza infinita, suavidad eterna de áureo brillo. Esa carita me mira y de mí todo espera; me conoce, me busca, me encuentra, me conforta. 
    ****
    Esa carita la inventé para mi novia imaginaria"
    ****
    Bellísimo tu post en todo sentido.
    Gracias por la parte que me toca.
    Me dejó totalmente entrenecida.

    Un abrazo y un beso.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...