jueves

Enviarle dinero a quienes aprecias


“Poderoso caballero, es Don Dinero”, decía Francisco  de Quevedo. Pero el dinero no lo es todo, aunque cubra gastos y gustos. Y en Venezuela está cubriendo sólo gastos y con demasiado esfuerzo, muchas veces no lo hace.

Los familiares y amigos que se han ido, consiguen empleo para rehacer sus vidas. Pero esa alma de bondad que tiene la venezolanidad les crea la responsabilidad de ayudar a los suyos directos e indirectos. Muchas veces sacrificando sus propios gustos y extralimitándose en su esfuerzo, lo que para quienes les queremos es preocupante por aquello de “ellos allá y uno acá sin poder cuidarles o devolverles el favor o se una carga”, agregando a su vez a su sensatez y sensibilidad la nobleza de espíritu renovado de quien emigró “porque para ser, hay que hacer”.

Muchos de nuestros coterráneos laboran en lo que precisamente, no estudiaron. Es como salir del bachillerato y conseguir su nuevo empleo, que les daría pie a otro y otro hasta alcanzar su meta…otra vez.

Pagan casa sea en alquiler, compartida, comprada; pagan comida, servicios, impuestos; se dan gustos de viaje a conocer la nueva tierra que les acogió y disfrutan su folklore, tradiciones y bohemías.
Pero dentro de su ser, sigue el pensamiento de lo mal que está (estamos) su gente en Venezuela. Quieren transformar dólares, pesos, soles, reales, euros, quetzales y demás en bolívares para enviarlos a su: mamá, papá, hermano, hermana, abuela, abuelo, tío(s), tía(s), primos y primas, ahijados y ahijadas. Y lo decimos así por cada caso distinto que lleva el mismo sentido: LA GENTE QUE QUIERE.

¿Quieren saber quiénes van más allá?, esas personas que le retribuyen a Dios lo que les ayudó para cruzarse con gente buena, correcta y profesional en el camino y que les ayudó a levantarse en esa travesía más allá de sus fronteras. Y quieren ayudar tal cual Dios les ayudó.

Eso mi gente, es amor. Porque ayudan a esos amigas y amigos cercanos o que estuvieron en el camino de su vida. Lo hacen a sabiendas que la otra persona puede tener pena, reservas, llanto de llegar a ese punto en sus vidas.

Les brindan no una limosna ni una consolación, les brindan la ayuda para que tengan (tengamos), unos instantes de sosiego. Desde pagar una deuda de la casa, pasando por comer algo que nos brinde proteínas, hasta una reparación de bajo costo y, lo más osado aunque debería ser común, darse un gusto con un chocolate, galleta, helado, fruta o pizza. Aunque usted, no lo crea.

Ese dinero que nos han enviado es sosiego momentáneo y bien que lo sabemos. Pero el gesto desinteresado, oportuno y sin condiciones, es una prueba de amor, familiaridad, nobleza, hermandad, amistad y venezolanidad que nos hace recordar que Dios creó a las almas gemelas y esas no son precisamente aquellas para el amor. Son esas almas compatibles con uno en el bien y en el mal, que no olvidan lo bueno, que no creen en el rencor ni rencillas, que no piensan en cobrar en favores, pleitesía o “especias” lo abonado.

Porque sí, eso es un abono, una parte de lo que Dios les ha dado y que saben muy bien que nosotros sabremos retribuirle a Él basados en el ejemplo que ustedes nos dan.

Amor de verdad es aquel que no da sólo lo que le sobra, sino de lo que tiene. Que valora más la vida y la sonrisa que el materialismo. El que sabe que el trabajo fecundo y creador les ayudará a conseguir más de lo que tienen material, pero sus acciones de amor y amistad, le darán el sosiego que quizá no pueden conseguir en la coyuntura nacional actual, pero que en otras tierras les brindaron manos tan amigas como lo son las suyas.

El amor y la amistad, trascienden las barreras geopolíticas, del tiempo y de los males de la sociedad.

Y sí un familiar o amigo les dicen "no vale, gracias, no necesitamos", pues háganlo. Muchos padres, abuelos, amigos, hermanos se privan de pedir o decir que lo necesitan, tan sólo para que ustedes tengan cómo disfrutar la vida con tranquilidad. El sacrificio del venezolano es bilateral.

Gracias gente buena de mi Venezuela, por no olvidar a la familia de sangre y esa que te dio la vida y le llamas, amistad.

Lcdo. Argenis Garnica – Twitter: @Romantistech

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

loading...